Lavar la ropa en el Camino de Santiago

Cuando alguien decide emprender el camino por primera vez le asaltan mil dudas de todo tipo. Hace unos días un amigo me preguntaba si los albergues tenían muchas lavadoras para lavar la ropa de todos los peregrinos que duermen en ellos. Lo cierto es que no, la mayoría de albergues no tienen lavadora o solo tienen una y tendrás que hacer cola para usarla.

Lo que si tienen la mayoría de los albergues son lavaderos para lavar la ropa a mano. Este puede ser un método algo arcaico y molesto para quien pretende hacer del camino de Santiago un mero viaje de placer, pero es tan efectivo como la lavadora, ademas de ser mas rápido.

Una vez dicho esto, me aventuro a daros unos consejos para el lavado de la ropa:

1. El jabón: Puedes llevarte un poco de detergente en polvo en algún recipiente, media pastilla de jabón tipo lagarto, o si no quieres añadir mas peso a tu mochila un jabón multiusos que te servirá tanto para la ropa como para lavarte tu mismo.

2. El tendedero: Normalmente los albergues tiene lugares para tender la ropa, pero lamentablemente cuando los albergues están llenos estos se quedan muy pequeños. La solución a este problema es sencilla, añade a tu equipaje un trozo de cuerda fina de 2 o 3 metros de largo. Con ella podrás hacer un tendal improvisado atándola a algún árbol o añadir una cuerda mas al tendedero del albergue.

Pinzas imperdibles y cuerda

Mi equipo para tender la ropa en el Camino de Santiago: Un trozo de cuerda sintética, unas pinzas y unos cuantos imperdibles

3. Las pinzas: En los albergues nunca hay pinzas así que si no quieres que el viento se lleve tu ropa, mete unas pocas en tu mochila. También puedes sustituir las pinzas por un buen puñado de imperdibles, que son igual de útiles y ocupan mucho menos espacio.